lunes, 21 de mayo de 2018

Platos de tupper



Algunos no tenemos la suerte de poder ir a comer a casa todos los días. Por eso, si no queremos que nuestro bolsillo se resienta al abusar de comer cada día en un restaurante y tampoco queremos que nuestro estómago vaya acumulando un exceso de aceites recalentados y muchas calorías... nos toca preparar algunos platos de tupper.



Es la opción más sana y económica y si ponemos un poco de ingenio conseguiremos hacer unos platos de tupper de lo más variados y saludables. ¿Necesitáis ayuda? ¡Vamos a ello!



Platos de tupper que te harán disfrutar:


Ensalada de pasta: Aunque es la más tradicional, la que todos los que nos hemos quedado alguna vez en el trabajo a comer hemos llevado, hay múltiples variedades para que no nos resulte aburrida y poco apetecible. La base de esta ensalada evidentemente es la pasta, pero los ingredientes que podemos añadir son de lo más variados: atún, pimiento rojo, manzana, tomate cherry, olivas verdes, olivas negras, maiz, jamón dulce, semillas de chía, huevo duro, palitos de cangrejo.... ufff ¡lo difícil será elegir! Cada semana nos la podemos preparar cambiando los ingredientes y hacer diferentes aliños.



Platos de tupper
Ensalada de pasta


Fricandó de ternera: Es una receta tradicional de Cataluña y una de mis preferidas. El motivo es porque la ternera en salsa, a diferencia de otros platos, está mejor al día siguiente de su cocinado que el mismo día, porque la carne coge más el sabor de la salsa cuando está en reposo. Es ideal para llevárnosla al trabajo y comprar por el camino un panecillo de pan porque la salsa ¡está irresistible!

Platos de tupper
Fricandó de ternera


Filetes empanados: Es una receta muy simple: filete de carne pasado por harina, huevo y pan rallado, lo freímos en aceite bien caliente y listo para meter en nuestro tupper. Lo podemos acompañar con un tomate troceado, un poco de ensalada, un bol de arroz, o lo que más nos apetezca.


Platos de tupper
Filetes empanados


Crema de verduras: Las cremas y sopas son perfectas para llevar al trabajo. En invierno podemos escoger sopas o cremas calientes, de verduras, de champiñones, etc... Para verano podemos dejar por ejemplo el gazpacho que siempre apetece por su frescura o el salmorejo por lo mismo. Todas las cremas son fáciles, económicas y perfectas para preparar el día anterior y además ¡sanísimas!


Platos de tupper
Cremas o sopas

Empanada Gallega: Pero por supuesto casera, nada de pararnos por el camino y comprar cualquiera de esas que venden en los supermercados que no saben a nada o las que venden en panadería que por el precio de una ración, en casa puedes hacer una para 6 personas. La receta no es nada difícil y el sabor casero no tiene precio... y si además te salva otra de las comidas semanales, no se puede pedir más.

Platos de Tupper
Empanada gallega

Como acompañamiento para estos platos por ejemplo: arroz hervido o champiñones salteados al ajillo para el fricandó, tortilla de calabacín para la sopa o crema, un poquito de queso fresco y un puñadito de frutos secos con la empanada... hay multitud de opciones para conseguir que a pesar de no podernos ir a casa y relajarnos a la hora de comer, este momento nos lo tomemos con calma, desconectemos del trabajo por unos momentos y por supuesto disfrutemos de una comida sana y casera, nuestro estómago nos lo va a agradecer.

Espero que disfrutéis de estos platos  y de muchos otros que se os ocurran. Si de algo podemos presumir en nuestra tierra, es de tener una dieta súper variada y una "materia prima" de muy buena calidad. ¡Buen provecho!


domingo, 21 de enero de 2018

Mi Bullet Journal

Quiero empezar el año con una buena costumbre que hace poco descubrí: Mi bullet Journal o lo que es lo mismo, mi agenda personalizada.

Mi Bullet Journal

Yo lo descubrí por casualidad, no sabía que existía algo así, pero hay bastantes cosas en Pinterest, esa gran fuente de inspiración.
Se trata de crear nuestra propia agenda, con las cosas que sean importantes para nosotros: calendario, lista de la compra, lista de hábitos, tareas y todo lo que se nos ocurra y que pueda ser importante para nuestro día a día.

La diferencia entre una agenda tradicional y una bullet journal es que esta nos la diseñamos a nuestra medida. Hay miles de ideas, pero en esta entrada yo os voy a poner algunas que he visto, he probado y a mí al menos me parecen útiles e interesantes.

¡Empecemos!

  • Claves: Al principio de mi bullet journal, he puesto la lista de claves/códigos/iconos, que luego utilizaré para localizar las cosas con sólo un golpe de vista: Tareas, eventos, ideas... es más fácil si lo veis en la foto, he de confesaros que fue mi primera página así que mejor os pongo un ejemplo encontrado por internet, para que sepáis exactamente qué es y para qué sirve.

Ejemplo de página de claves

  • Indíce: Lo ideal es que el blog que elijáis para crear vuestro Bullet Journal ya venga numerado, porque así el construir el índice os resultará mucho más sencillo. En mi caso, he utilizado un blog que me regalaron y al que le tengo mucho cariño, pero como no venía numerado, me ha tocado hacerlo a mí. El índice lo iréis construyendo a medida que vayáis creando vuestro "bujo" (este es el diminutivo de Bullet Journal y que encontraréis muchas veces en redes sociales con este hashtag #bujo). 
  • Portada: A cada mes le asignamos una portada, os pongo por ejemplo la que he hecho para este mes de Enero. Tenéis ejemplos muy buenos por internet, pero como yo estoy empezando y desde luego lo que es dibujar no es lo mío, creo que siendo sencilla ha quedado bastante bien. Lo suyo sería que la portada estuviera relacionada con la estación del año por ejemplo, o si hay una fiesta tradicional en el mes, se dibujara o ilustrara algo para hacer mención a ello: San Valentín, Halloween, Navidad, Carnaval....
 
Mi Bullet Journal
Portada dedicada al mes de Enero

A partir de aquí el diseño de mi bullet journal lo estoy creando según lo que necesito en estos momentos. Pero lo especial de este tipo de agenda es que cada mes podemos modificarla, de hecho semana a semana si lo necesitamos. Por ejemplo, creamos un diseño de semana a la vista que nos ocupe únicamente una página, pero vemos que escribimos muchas más cosas de las esperadas en nuestro día a día y en cambio en la otra página no tanto, pues para la siguiente semana hacemos un diseño donde ocupemos en el calendario o agenda página y media y nos dejamos únicamente 1/2 página para hábitos y recordatorios.

Mi bullet journal
Ejemplo de una semana de mi bullet journal

Os pongo un ejemplo de algunas tablas o datos que yo he incluido en mi bujo, pero también algunos enlaces interesantes que he visto que me pueden servir para los próximos meses. Esto va a ir en función de lo que sea más útil para vosotros, lo iréis viendo según pasen las semanas.

Hábitos diarios

En este enlace veréis muchos ejemplos colgados en Instagram. Veréis que hay multitud de ideas y que cada persona aporta su granito de creatividad, es cuestión de que vayáis probando a ver cuál es el estilo que más os gusta.

Aquí encontraréis inspiración los que seáis un poco más minimalistas, son diseños con menos color pero muy útiles, a ver qué os parecen.

Y en este artículo del blog de MiauPlanner, nos hablan de 5 cuentas de Instagram a las que seguir si nos gusta el tema del Bullet Journal, nos servirán de ejemplo seguro porque hay cosas muy útiles y muy bonitas.

Como mi bullet journal es el primero que hago, estoy variando bastante los diseños de semana en semana, pero mi idea es encontrar alguno que me guste y con el que me sienta cómoda y no cambiarlo demasiado a menudo. Los dibujos, adornos, personalizaciones... eso sí me gustará cambiarlo, porque es lo que le da el toque original y personal, pero para la estructura creo que me será más cómodo quedarme con uno o dos modelos, aunque ya veremos!

Mi bullet journal
Tareas para hacer en casa

Para acabar este artículo, me gustaría daros algunas ideas que podéis incluir en vuestro Bullet Journal, porque al margen de lo que incluyo semanalmente (compras, hábitos, tareas...) también es bueno tener a mano datos, que no podemos acumular en nuestra cabeza y es la mar de útil tener bien cerca cada vez que se necesitan.
  1. Lista de libros por leer (fundamental!)
  2. Películas por ver (idem...)
  3. Calendario de cumpleaños
  4. Tabla de contraseñas personales (RRSS, acceso a correo, blogs, etc...)
  5. Lista de preferidos (blogs, youtubers, series, etc...)
  6. Fechas a recordar (médicos, aniversarios, etc...)
  7. Ejemplos de menús semanales
  8. Lista de planes o ideas.
  9. Descubrimientos (pueblos, restaurantes, etc...)
  10. Ideas de regalos
Hay muchísimas más cosas que se pueden incluir, pero para mí estas son las imprescindibles.

Espero que os haya gustado y os animéis a dar el paso de crear vuestro propio Bullet Jounal, os lo podéis tomar como un hobby pero es que además os va a hacer ganar tiempo y a sentiros más organizados. Hasta pronto!


sábado, 25 de noviembre de 2017

Aprender a planificarnos

Hoy os traigo unos cuantos consejos para aprender a planificarnos.
Muchas veces tenemos claro que para poder cumplir con todas las tareas que tenemos previstas, ya sea en casa o en el trabajo, es imprescindible aprender a planificarnos.
Pero y eso... ¿Cómo se consigue?



Aprender  a planificarnos
Planificar nuestro día a día
Pues es algo que si nos lo proponemos no es difícil, pero como todo: Hay que ponerle ganas y sobre todo ser consciente de que para conseguir una buena planificación lo primero que tenemos que hacer es conocer bien nuestras metas y tener claros cuáles son nuestros objetivos.

5 consejos fundamentales para aprender a planificarnos:

  • Priorizar: Yo diría que esto es lo más importante. Teniendo claras cuáles de nuestras tareas son más importantes desde el principio, podremos dar un orden a todos nuestros "movimientos". Como ya os comenté en este otro artículo, si vamos haciendo las cosas de forma desordenada, empezando una tarea, pasando a otra sin haber finalizado la anterior y no acabando ninguna a lo largo del día, lo único que conseguiremos es angustiarnos por no haber cumplido con lo que pensábamos al iniciar el día. 

  • Que la planificación se convierta en un hábito: Al principio, el hecho de tener que perder unos momentos para organizar el día se nos hará extraño. Justamente tendremos la sensación de perder el tiempo en numerar unas tareas, temporizarlas y priorizarlas. Pero si convertimos esta parte del día en un hábito, comprobaremos que no sólo no es perder el tiempo sino todo lo contrario, el hecho de planificarnos bien nos dará la oportunidad de ganar tiempo y tener una mayor sensación de control sobre nuestro trabajo y por lo tanto un bienestar personal.

  • Determinar un tiempo para cada tarea:  Os aconsejo que asignéis a cada tarea un tiempo limitado. Por ejemplo, si os toca archivar facturas, calcular cuántas son y cuánto tardaréis en hacerlo. A ese tiempo añadir al menos 5 minutos, por los imprevistos, por las distracciones o por las interrupciones. Determinando el tiempo que vamos a tardar para cada una de nuestras tareas, desde primera hora tendremos una idea de cuánto trabajo podremos acabar al finalizar nuestra jornada.

  • El orden es fundamental: Si tenemos claro que necesitamos planificarnos para ser más efectivos, una "herramienta" fundamental es el orden. En realidad es sencillo, ¡simplemente se trata de tener un sitio para cada cosa! Y a veces, no es que no tengamos sitio sino que tenemos demasiadas cosas, muchas veces inútiles o inservibles. Así que si perdemos un poco de tiempo en organizarnos, en tirar o donar a quien lo necesite lo que nosotros no hacemos servir y después organizamos todo de forma que encontremos siempre lo que necesitamos fácilmente, tendremos una sensación muy positiva y encararemos las tareas diarias de forma más optimista.

     

Aprender a planificarnos
Encontrar un sitio para cada cosa

  • La planificación debe incluir disfrutar del momento: Porque si todo lo tenemos tan milimetrado, quizá nos olvidemos de lo más importante: disfrutar de la vida. Y es que para todo hay un momento, no podemos perder de vista que pese a estar organizado a veces es necesario hacer un descanso, es fundamental saber afrontar los problemas con buen humor y si algo no sale bien, mirar de encontrar maneras para que esas pequeñas cosas no nos aporten frustación ni infelicidad. La planificación nos va a ayudar sin duda, pero desde luego no podemos obsesionarnos.

Aprender a planificarnos no es difícil, sólo es cuestión de proponérnoslo ¿lo intentamos?

Hasta el próximo artículo!


jueves, 27 de julio de 2017

Tapas fáciles de preparar (II)

Hola, hoy os traigo más Tapas fáciles de preparar, como ya hice en este artículo que creo que os ha resultado muy útil.

Como no soy una gran cocinera, a mí me motiva ver fotos de platos, tapas o pinchos y en función de si lo veo muy complicado, me lanzo a hacerlo... o no!

Por eso las tapas fáciles de hoy son vistosas pero sencillas, para que podáis quedar muy bien con vuestros familiares o amigos, pero no os tengáis que romper mucho la cabeza.

Chupito de gazpacho

  
Tapas fáciles de preparar
Chupitos de gazpacho

De lo más sencillo y de lo más vistoso por el color y por la forma de presentarlo. Si lo hacéis casero mucho mejor, porque el sabor no tiene nada que ver con los que venden en brick, pero si tenéis poco tiempo la opción tampoco es mala. Podéis añadir jamón caramelizado en el borde del vaso, se hace poniendo el jamón medio minuto en el microhondas, queda crujiente y combinado con el gazpacho le da un toque especial y diferente.

Tosta de pimiento y anchoas


Tapas fáciles de preparar
Tosta de Pimientos y Anchoas

 

Es otra de las tapas que destaca por su color.  Se puede hacer con diferentes tipos de tostada, hay unas que venden alargadas y redondeadas que van muy bien para hacer esta tapa, pero si tienes tiempo de prepararlas, puedes hacerlo con llescas de una barra de pan, del grosor como el de la foto, tostadas con la tostadora. Ponemos una capa de pimiento cortado a tiras y añadimos las anchoas cortadas por la mitad. De sabor sensacional y fácil, fácil!


Quesitos rebozados


Tapas fáciles
Quesitos fritos rebozados

La forma de hacerlos es muy sencilla: Se cogen los quesitos en porciones y se rebozan en huevo y pan rallado (si queréis podéis añadir especies para darles sabor), se frien un poco en la sartén y se acompañan con mermelada u otra salsa que penséis que pueda darle un toque especial y vaya bien con el queso. En casa muchas veces ponemos simplemente ketchup porque nos gusta mucho, pero si queréis ser algo más originales, la opción de la mermelada es perfecta.

Ensalada de marisco y gambas


Tapas fáciles de preparar
Cucharas de marisco y gambas

De esta tapa lo ideal es presentarla como en la foto, para que vuestros invitados no sientan vergüenza de coger nada de la mesa. Son prociones individuales, un buen bocado y listo!
A la ensalada de marisco le podéis poner muchas cosas: varitas de surimi, piña, manzana, atún, huevo duro... es cuestión de hacerla de lo que más os guste, mezclarla con salsa rosa y encima de cada porción poner una gamba y unas huevas de lumpo para darles un toque.

Pincho Jamón con melón


Tapas fáciles de preparar
Pincho de Jamón con melón

Para terminar y ahora que estamos en verano, esta tapa es súper súper sencilla de hacer y muy apetecible. La forma de hacerla como véis en la foto, unas bolitas de jamón que podéis hacer con el utensilio de cortar patatas en forma redonda y un trocito de jamón serrano enrollado, un pincho chulo que tengáis y otro aperitivo rico que se hace rapidísimo y se come todavía más.

Como comenté en el anterior artículo de "tapas fáciles de preparar" es también muy importante cómo se decora la mesa. Sería bueno contar con utensilios diferentes, boles de colores, cucharas de aperitivo, tablas de pizarra, etc... Ahora afortunadamente hay muchos sitios donde poder comprar utensilios baratos y que dan una alegría a nuestra mesa que hasta nos apetece ponernos a cocinar a las más perezosas.

Así que ánimo y a disfrutar de una buena mesa y una mejor compañía!

miércoles, 10 de agosto de 2016

Desconectar del trabajo durante las vacaciones

Buenos días, hoy os propongo unos consejos para aprender a desconectar del trabajo durante las vacaciones.

Años atrás, cuando por fin llegaban las vacaciones, a mí me costaba desconectar al menos 4 ó 5 días después del último día de trabajo, lo que hacía que perdiera parte de mis vacaciones pensando en: Lo que me había dejado por hacer, lo que podría haber mejorado, lo que "sin falta" debía de hacer al volver...

Tenemos todo un año para hacer las cosas bien, trabajamos de sobra como para que cuando lleguen las vacaciones, de verdad sepamos disfrutarlas desde el minuto uno.

Desconectar del trabajo durante las vacaciones
Ante todo... Relax!


Propuestas para conseguir desconectar del trabajo durante las vacaciones:


  • Salir del entorno habitual: Yo creo que este punto es fundamental. Con más o menos posibilidades, uno siempre puede alejarse del entorno habitual de trabajo.  Si es posible moverse mejor: un hotel, un apartamento, un albergue, la casa de unos amigos, un camping... hay mil y una opciones para no quedarse en el mismo lugar. Alejarnos, nos hará separarnos del día a día, del ordenador, la agenda, el teléfono... Estar en otro entorno nos va a "obligar" a ello.
  • Algo de planificación: No es cuestión de tener una "lista de tareas" para las vacaciones. Precisamente lo mejor de los días de descanso es no tener nada que hacer, la sensación de poderte levantar más tarde y no tener obligaciones. Pero también está bien por ejemplo si visitamos un sitio nuevo, unos días antes de llegar al destino, tener claro lo que nos gustaría visitar, los accesos y formas de llegar, las opiniones de otros viajeros, etc... Es una forma de aprovechar el tiempo y hacer cosas diferentes que durante el año por falta de tiempo no podemos hacer.
  • Lectura: Para mí la mejor aliada para la desconexión en vacaciones. Me ayuda a olvidar mi día a día por momentos y a comprender mejor las emociones. Claro, esto depende de qué tipo de libro se escoja, aunque por supuesto como en todo, lo más importante es que a nosotros nos aporte lo que necesitamos. Descubrir otros mundos, conocer a sus personajes y vivir nuevas historias, nos ayuda mucho a "despegarnos" de nuestra rutina y hacernos reflexionar sobre nuestra propia vida.
  • Buena compañía: Siempre es fundamental saberse rodear de personas con las que uno se siente bien, pero especialmente en vacaciones se ha de saber escoger la compañía. Hay que olvidarse de los compromisos y disfrutar del tiempo libre y la mejor manera es hacerlo con quien de verdad uno se siente a gusto y puede ser uno mismo. Aprovechar además para reencontrarnos con viejos amigos o familiares sin preocuparnos del reloj nos puede ayudar mucho a alejarnos aún más del día a día.
  • Calma con el móvil y las Redes Sociales: Y digo calma porque desconectar del todo hoy por hoy es imposible. Eso sí, todo lo que hagamos tiene que ser para disfrutar y no para pensar en el trabajo. Olvidarse del correo electrónico por unos días en fundamental, ya tendremos tiempo de consultarlo al volver, pero ahora estamos de vacaciones... el móvil y las redes sociales en su justa medida. Hay que pensar que compartir algo no está mal si realmente a nosotros nos aporta bienestar, pero sin pasarse. A nadie le apetece ver cómo es nuestra vida cada 5 minutos... A nadie!
  • Poner música:  De la que más nos guste, tranquila, movidita, chill-out ... lo importante es que nos guste a nosotros y que nos dé buenas sensaciones. Si además nos gusta bailar, nos ayudará a hacer ejercicio y así aumentaremos la serotonina,  esa sustancia que tenemos en el cerebro que es la encargada de regular nuestro estado de ánimo.
  • Por supuesto... buen humor: Dejemos los problemas y las malas caras a un lado. Siempre hay algún problemilla que solucionar, pero en nuestra mano está el saberlo llevar. Es tiempo de relax, de disfrutar el momento, concedamos a los que tenemos cerca el placer de vernos felices, porque el estado de ánimo es contagioso y eso es para lo bueno y para lo malo, así que aprendamos a disfrutar de la vida y de sus buenos momentos.
¿Qué tal si empezamos ya?


sábado, 2 de abril de 2016

8 ideas para vivir mejor

En el post de hoy, me apetece compartir con vosotros: 8 ideas para vivir mejor, que en realidad parecen sencillas, pero en la práctica no siempre resulta fácil seguirlas en nuestro día a día.

8 ideas para vivir mejor
Disfrutar de la vida


Personalmente, a veces tengo la sensación de vivir demasiado deprisa, de no saborear los buenos momentos y ocupar demasiado tiempo en cosas que no me aportan nada. Por eso, creo que es necesario tener claros nuestros objetivos a largo plazo, para que un día cuando ya no podamos rectificar, no tengamos la sensación de haber desperdiciado nuestra vida en algo que  quizá es lo que se esperaba de nosotros, pero no lo que verdaderamente queríamos haber hecho con nuestra vida.

Por eso os invito a que tengáis esta lista de "8 ideas para vivir mejor" bien cerca, y así no perder de vista vuestro objetivo en la vida.


8 ideas para vivir mejor 

  • Quererse mucho: Decir adiós definitivamente a nuestra inseguridad, a nuestra baja autoestima. No podemos pasarnos la vida queriendo demostrar a los demás lo que somos y cuánto valemos, ¡eso es agotador!. El fondo de querer agradar siempre a los demás, es que lo que pretendemos es que nos quieran, pero eso no lo conseguiremos si primero no nos queremos nosotros mismos, si no nos aceptamos tal como somos.
  •  Dejar de culpabilizarse: Es difícil disfrutar de la vida si cada vez que comemos algo dulce, en lugar de verlo como algo que nos encanta, nos sentimos culpables nada más tragarnos el último bocado. O si nos vamos a bailar con los amigos una noche, no paramos de recordar que nuestra pareja no ha salido y quizá nos esté echando de menos. O si nos gastamos dinero extra en algo para nosotros no dejamos de pensar que quizá no lo necesitábamos... Es bueno pensar las decisiones antes de tomarlas, pero una vez que lo hemos hecho, únicamente debemos disfrutar de lo que tenemos, no arrastrar la culpabilidad hasta tal límite que nada de lo que hagamos nos haga sentir bien.
  • Dedicar tiempo a nosotros mismos: El trabajo, la universidad, la casa, los niños, el supermercado... Es necesario parar de vez en cuando y dedicar parte de nuestro día a hacer lo que más nos guste. No hay que estar ocupado las 24 horas del día, es bueno desconectar, relajarse y escuchar lo que nos pide nuestro cuerpo. Aprender a disfrutar de la tranquilidad, olvidar las obligaciones aunque sea sólo una hora al día.
    8 ideas para vivir mejor
    Tiempo para nosotros
  • Dejar de juzgar: A veces sin darnos cuenta, no paramos de juzgar todo lo que nos rodea. El camarero que nos sirve lento y que nosotros consideramos que debería espabilar. La capacidad de nuestro jefe para dirigir bien a su personal, unos trabajamos mucho y otros...  No es necesario tomar una postura ante todo. Es mucho más sencillo saber disfrutar de la parte positiva de las cosas y no intentar arreglarlo todo, porque además las cosas son como son, aunque nosotros tengamos otra opinión de cómo deberían ser. 
  • Disfrutar de las pequeñas cosas: Ver la lluvia a través de la ventana de casa, notar los primeros rayos del sol de primavera mientras vamos por la calle, saborear nuestro postre preferido, tomar un café con nuestro mejor amigo con una larga conversación... hay tantas y tantas cosas que no cuestan dinero y que podemos hacer a diario, que si no sabemos detectar esos momentos y los vivimos "por encima" probablemente nos estemos perdiendo lo mejor de estar vivo.
8 ideas para vivir mejor
Saber disfrutar de las pequeñas cosas
  • Viajar tanto como podamos: Es una forma perfecta de aprender, de conocer otras costumbres y culturas, de compartir el viaje con personas que nos aporten algo nuevo, de saber convivir, de desconectar del día a día lejos de nuestro entorno y por supuesto de disfrutar y llenar de bonitos recuerdos las páginas de nuestra vida.
  • Sentir pasión: Porque no hay nada mejor que sentir pasión por lo que uno hace. Si tenemos que ir todos los días a trabajar, lo mejor es que intentemos disfrutar de esas horas de la mejor manera, dando lo mejor de nosotros mismos y que eso se vea reflejado en el resultado de nuestro trabajo y en la relación con los compañeros. Si decidimos formar una familia, ser consciente del gran privilegio que eso supone y ofrecer nuestra mejor versión para que todos los que nos rodean se sientan igual de a gusto que nosotros.
  • No dejar nunca de aprender: Porque mientras lo hacemos, estamos evolucionando, estamos desarrollando una capacidad nueva que nos puede aportar mucho y enriquecer como personas. No es necesario hacer un máster, basta con que a nosotros nos ayude a sentirnos útiles, capaces y a cubrir esa parte de curiosidad que todos poseemos. Si tenemos como hobby la fotografía, investigar todo lo que podamos sobre ella, si nos relaja la cocina, aprender recetas nuevas que luego podamos hacer en compañía de amigos o familiares.... al final se trata de acumular buenos momentos que nos aporten felicidad.

¿Me prometéis que lo váis a intentar? Vamos a por ello!
     
     

jueves, 3 de marzo de 2016

Aprender a delegar

Hola a todos, en el artículo de hoy vamos a aprender a delegar, algo que aparentemente parece fácil, pero no siempre sabemos hacer y nos puede ocasionar algún que otro dolor de cabeza.

Aprender a delegar
Aprender a delegar

Algo que tenemos que tener claro antes de delegar, es que no es lo mismo que desentenderse o desocuparsede nuestro trabajo.
Delegar consiste en encomendar algo a otra persona, supervisando que ésta sea capaz de hacer la tarea otorgada, exactamente como esperamos.

Hemos de tener en cuenta para aprender a delegar correctamente, varias cuestiones:
  • Saber escoger a la persona a la que se le otorgará cada tarea: Esto es fundamental para que los objetivos se cumplan. Si de entrada tenemos dudas sobre la capacidad de esta persona, ya no será un buen punto de partida, hemos de procurar tener la suficiente confianza en esta persona, para no transmitirle esta inseguridad.
  • Definir claramente nuestros objetivos y explicar muy bien la tarea a realizar: Si este punto no se tiene en cuenta, es fácil que la persona que ha de hacer la tarea se esfuerce mucho sin llegar a satisfacer a la persona que delega. Y esto claramente es una frustración para ambas partes, mientras que si se define bien la tarea desde el principio y se explica con claridad cómo ha de hacerse, la satisfacción puede ser total.
  • Establecer un plazo de entrega cuando se asigna la tarea: La persona que lo recibe tendrá claro de cuánto tiempo dispone y esto le ayudará a organizarse desde el principio. A su vez quién delega, podrá organizar su propio trabajo, teniendo presente cuándo será entregada la tarea y así poder ocuparse de otras cosas teniendo un calendario aproximado de los objetivos a cumplir.
  • Al finalizar la tarea hacer una valoración: Es algo fundamental si queremos que la persona a la que se ha delegado la tarea, sepa exactamente qué partes ha hecho bien y cuáles habría de mejorar. Intentar motivar a esta persona, valorando su trabajo y tratando de involucrarla en las acciones de la empresa, es una buena opción si queremos que el personal se sienta motivado, con ganas de aprender y gestionar correctamente todo lo que se les encomienda.
Si tenemos en cuenta todos estos puntos, probablemente nos sea más fácil delegar y conseguiremos no sólo cumplir con nuestros objetivos y sentirnos menos agobiados por tener pendiente más trabajo del que  podemos abarcar, sino que además nuestro personal se sentirá útil, implicado en la empresa y sobre todo bien valorado, cuestión que a la mayoría de personas al final, les importa incluso más que tener un buen sueldo. 


Aprender a delegar
Trabajo en equipo

Además lo más probable es que cuando aprendamos a delegar, descubriremos que esas personas a las que se encomiendan las tareas, nos pueden aportar otros puntos de vista y nuevos recursos y capacidades propias, que nos van a ayudar a avanzar mucho más y a dar una versión mejorada a nuestro trabajo.

¿Qué hacemos? ¿Aprendemos a delegar?
Vamos a intentarlo!